Images
Miércoles, 06 Diciembre 2017 09:14

El título del progreso

Mirar al norte, para constatar el progreso del balompié mexicano

Durante las últimas décadas, el progreso y la diversificación de las actividades económicas de las ciudades en el norte del país las convirtieron en un destino atractivo para aquellos en busca de nuevas oportunidades. Y aunque en la actualidad las tendencias migratorias se han mostrado variables, resulta que al fútbol se le antojo irse pa’l norte.

La final inédita que nos depara el Apertura 2017 no es producto de la casualidad, tanto Tigres como Monterrey han dejado bastante claro que son indiscutibles merecedores del título. Y para hablar con total justicia, el repaso que le dieron a sus respectivos rivales en semifinales no deja duda del rezago que existe entre los regios y los demás.

Monterrey se ha convertido en el último gran escaparate de nuestro fútbol gracias a un par de proyectos futbolísticos que se han manejado con seriedad e inteligencia; buscando el equilibrio deportivo y financiero. Más de algún directivo debería ya estar volteando al norte del país para presenciar una serie de dos partidos, que más que definir a un campeón sirve para constatar el progreso del balompié mexicano.

Las directivas de Tigres y Rayados, independientemente del resultado en la final, han sentado un precedente importante esta campaña, han descubierto la fórmula exacta para fabricar el fútbol moderno. Este un título que ya tienen ambos equipos; quien hoy busque progreso, desarrollo o crecimiento en materia de fútbol está obligado a migrar al norte y hacer benchmarking.

No hace falta ningún ingrediente en la final, la fiesta grande se cerrará con broche de oro en escenarios que prometen estar pletóricos de espectáculo. Si hablamos de estadios, el BBVA Bancomer de Rayados es de primer mundo; si hablamos de plantillas, ambos equipos están plagados de jugadores de calidad; si hablamos de afición, basta con decir que el fútbol está al mismo nivel que la carne asada en la ciudad.

La final que veremos será de alto nivel, no es necesario que, además, sea de alto riesgo. Si todo ocurre sin inconvenientes, la afición de ambas instituciones se podrá consagrar como una de las mejores de México. Monterrey es desde el domingo pasado la capital del fútbol mexicano, que nadie tenga duda de ello es tarea compartida de los equipos anfitriones con las autoridades locales y la sociedad regia.

Javier Alberto Rentería Flores

Visto 60 veces Modificado por última vez en Miércoles, 06 Diciembre 2017 09:22