Jueves, 28 Septiembre 2017 20:59

Urge transparencia en la reconstrucción

 

Por el momento no hay una cifra certera del costo que implicará la reparación de miles de casas, hospitales y escuelas dañadas por el sismo en Puebla.

Sin embargo, lo que sí sabemos es que varios funcionarios y políticos se frotan, desde ahora, las manos por los miles de millones de pesos que se tendrán que invertir para poder hacer la reconstrucción en la entidad por el sismo del pasado 19 de septiembre.

Por eso es necesario que se haga una vigilancia ciudadana con respecto a los fondos que mandará la Federación, Organizaciones No Gubernamentales y otras instancias de la sociedad que han anunciado colectas para la reconstrucción.

Todos los poblanos debemos tener la certeza de que cada peso que se tenga se invierta de manera correcta.

Que se evite el sobrecosto de las obras porque en la medida en que se permita el dispendio habrá menos personas beneficiadas.

El Gobierno Federal, el Gobierno del Estado, los Ayuntamientos y las Juntas Auxiliares son instancias que tienen la responsabilidad histórica de hacer un trabajo transparente y serio en los trabajos de reconstrucción.

La sociedad debe exigir cuentas claras y transparentes.

Se debe informar con toda puntualidad el número de inmuebles afectados, el costo estimado de la reparación de los mismos y de dónde saldrá el dinero.

Los poblanos tienen la oportunidad de ser verdaderos vigilantes de las diversas dependencias gubernamentales para garantizar que las personas afectadas sean apoyadas y evitar el mal manejo de los recursos.

Lo ideal sería la creación de un Comité Especial para la Reconstrucción en donde intervengan ciudadanos y funcionarios para garantizar la vigilancia en la correcta aplicación de los recursos.

Si nada de esto ocurre y todo el dinero llega directamente a las manos de funcionarios y políticos, sin la participación de los ciudadanos, entonces corremos el enorme riesgo del sobrecosto de las obras de reparación, lentitud en los trabajos y que haya menos personas beneficiadas.

Lamentablemente la experiencia nos indica que así será.

La apatía social es un verdadero cáncer en nuestros tiempos y eso beneficia a políticos y funcionario que, insisto, ya se frotan las manos por los miles de millones de pesos que se invertirán en la reconstrucción de los inmuebles dañados.

Es una verdadera pena.

Información adicional

  • twitter: @gomezcarlos79
Visto 35 veces