Martes, 03 Octubre 2017 00:20

El asesinato de Mariana pone nervioso a Manuel Alonso

La noche del 30 de septiembre regresó a Puebla la terrible realidad

La urgencia con la que Manuel Alonso García, titular de la SSPTM de Puebla, divulgó una segunda línea de investigación para esclarecer el asesinato de Mariana Fuentes Soto, y que estaría relacionada con supuestos problemas personales de la joven con su asesino, pone en evidencia el nerviosismo del funcionario municipal.

La noche del sábado 30 de septiembre cuando la estudiante de la BUAP fue asesinada de un disparo en la cabeza en la colonia Reforma Agua Azul, la primera versión que se dio a conocer es que se trató de un asalto.

Las amigas que esperaban a Mariana Fuentes en su domicilio relataron que escucharon el grito de auxilio de la estudiante y después un disparo. Cuando salieron de su casa, hallaron el cuerpo sin vida de la estudiante y sin sus pertenencias.

La versión del robo tomó fuerza porque la joven bajó de una unidad del transporte público después de las nueve de la noche, caminó hacia la casa de sus amigas en una calle poco transitada y oscura, sin cámaras de vigilancia y en una colonia en donde se han reportado robos a negocios y asaltos a transeúntes a mano armada.

Lo ocurrido después ya lo conocemos.

Esos elementos fortalecen el móvil del asesinato por un asalto.

Sin embargo, Manuel Alonso no aguantó la presión mediática y la crítica que se generó en redes sociales por otro asesinato de una estudiante en la ciudad de Puebla y el domingo uno de octubre cometió un grave error y divulgó una segunda línea de investigación que supuestamente –aún no está confirmada por la Fiscalía General, ni por la familia- estaría relacionada con problemas personales de la joven con su victimario.

Esa prisa del titular de la SSPTM nos lleva a las siguientes preguntas:

¿Desde cuándo Manuel Alonso es vocero de la Fiscalía?

¿Desde cuándo está autorizado para revelar líneas de investigación?

Evidentemente Manuel Alonso se puso nervioso e intentó bajar la presión por la crítica hacia su trabajo y decidió llevar el caso a un tema de un posible “feminicidio”.

Después del asesinato de la joven, la familia de Mariana confirmó la versión de que a la estudiante sí le robaron sus pertenencias, entre ellas su teléfono celular y su cartera.

Tal y como lo habían anticipado las amigas que esperaban a Mariana la noche del sábado.

Manuel Alonso se metió a un peligroso callejón que no tiene salida.

Su nerviosismo lo colocó en una situación complicada porque siguen las críticas hacia el Ayuntamiento de Puebla porque regresó la ola de inseguridad, los asaltos al transporte público y los asesinatos de estudiantes.

No hay que olvidar que el tema de Mara Castilla Miranda prácticamente quedó en el olvido debido a la crisis de dos semanas que vivió Puebla por el sismo del 19 de septiembre.

Esas dos semanas de emergencia no se habló de otra cosa que del sismo, las vidas que se llevó y los daños que provocó a casas, hospitales y escuelas.

Sin embargo, la noche del 30 de septiembre regresó la terrible realidad a la ciudad de Puebla.

Otra joven estudiante universitaria fue asesinada en la ciudad de Puebla.

Ya será tarea de la Fiscalía General del Estado resolver el caso y esclarecer el asesinato.

No obstante, Manuel Alonso evidenció que anda nervioso.

La inseguridad, los robos, asaltos y asesinatos no se fueron con el sismo.

Eso nos queda claro a todos los que vivimos en la ciudad de Puebla.

Regresamos otra vez a los tiempos del miedo por la terrible inseguridad en las calles de Puebla.

Información adicional

  • twitter: @gomezcarlos79
Visto 143 veces