Images
Lunes, 18 Diciembre 2017 08:54

PANAL y PVEM, las más claras muestras de que sí está negociada la elección

Palabras que se contradicen con los hechos del precandidato priista

José Antonio Meade vino a Puebla a decir a los priistas lo que querían escuchar, aunque no sea verdad: No está negociada la elección.

Sin embargo, la realidad nos indica que las palabras del virtual candidato del PRI a la Presidencia de México no son creíbles.

Si hablamos de las formas de la visita de José Antonio Meade a Puebla, se puede decir que no le fue nada bien.

Poca asistencia a su evento y muchos culpan a Rocío García Olmedo por la falta de poder de convocatoria que se le encargó precisamente a ella.

O el desorden de Xitlalic Ceja en su afán de protagonismo, sus porristas de mal gusto, que haya roto los acuerdos entre los aspirantes a puestos de elección popular y las bailarinas que recibieron al virtual candidato a la Presidencia.

En resumen, fue un evento que dejó mucho que desear por el desorden y la falta de poder de convocatoria, además de que el precandidato simplemente no cumple con el perfil ganador que los mismos priistas esperaban.

En el fondo la situación es más grave.

El PRI no sumará en Puebla al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (PANAL).

Está claro que existe un acuerdo a nivel nacional con Rafael Moreno Valle para que el PVEM y el PANAL apoyen a su esposa, Martha Erika Alonso, para que gane las elecciones a la gubernatura de Puebla.

A cambio, el grupo de Moreno Valle le dará los votos que requiere José Antonio Meade para superar a Andrés Manuel López Obrador en territorio poblano.

Las palabras de José Antonio Meade de que la gubernatura no está negociada, son contradictorias con los hechos.

El precandidato del PRI no convenció ni a los mismos priistas de que van en serio a intentar ganar las elecciones a la gubernatura.

Pocos o casi nadie le creyó.

Los antecedentes de las últimas elecciones y en particular desde la derrota de Javier López Zavala, Enrique Agüera y Blanca Alcalá están antecedidas por una negociación entre la dirigencia nacional del PRI y el ex gobernador, Rafael Moreno Valle.

¿Qué diferencia habrá para este 2018?

Ninguna.

En estos momentos no hay ninguna señal que indique lo contrario.

La alianza que prepara el PAN es muy superior a la oferta que tiene el PRI.

La señal más clara es que el PANAL apoyará al PRI a nivel nacional y al PAN en Puebla.

¿Así o más claro?

¿Está o no negociado el proceso electoral del 2018?

Si los priistas no quieren abrir los ojos, les volverán a dar otra paliza y los mandarán al tercer lugar de los resultados locales.

Carlos Gómez

Información adicional

  • twitter: @gomezcarlos79
Visto 207 veces