Images
Viernes, 12 Enero 2018 09:27

El Arrancadero

De nuevo a nuestra vida cotidiana después de tanta fiesta y del calentamiento de las precampañas donde solo hemos probado un arranque frío y lleno de spots. Mas llamó la atención el carisma de “Yawui” con su movimiento naranja que los adornos del inglés y francés de su candidato, que nos defiende de Canadá en un pleito que no recuerda exista con ese país, o seguramente el de “estaríamos mejor con ya saben quién” o los buenos deseos de la pareja de Pepe Meade y Juana Cuevas, esto nos ha dejado este arrancadero que solo ha servido para medir fuerzas en cada quien.

Sin embargo yo percibo que debemos evaluar las propuestas que cada candidato proponga en relación de lo que son los 4 jinetes del Apocalipsis mexicano: corrupción; narcotráfico; pobreza; impunidad.

 Corrupción: Un lastre que entre usos y costumbres nos pone como una sociedad que tiene un ADN muy corrupto a diferentes escalas, desde el moche para evitar una infracción o un trámite burocrático o de servicio, o el moche empresarial para obtener privilegio de contratos gubernamentales en los 3 niveles de gobierno.   

Todo esto ocasiona ver a nuestros gobernantes con cierto estatus de riqueza personal antes del puesto a una desmedida y desproporcionada riqueza inexplicable después del su encargo, con esa exótica forma de ver la administración pública, nos pone alerta para analizar quien tiene calidad moral para administrar sumas billonarias durante 6 años con resultados concretos y lo mejor proyectado para seguir concretando la formación de una nación como México.  

Ahí el reto que tenemos, evaluar quien está mejor preparado para acotar de manera tajante, este lastre que lastima y lacera de forma desmedida a nuestra sociedad y para muestra actualmente la falta de voluntad política de todas bancadas partidistas de aprobar el fiscal anticorrupción, y en este tema tirios y troyanos tienen culpa.

Narcotráfico: Tema delicado porque tiene varias vertientes. Primero la parte económica, existe un mercado interno de muchos campesinos cuyos ingresos están fincados en ese negocio cuyas ganancias son más efectivas que producir cultivos tradicionales y no ilícitos.

En la economía formal donde la fachada de un negocio puede ser el blanqueo del dinero, que sin duda genera fuentes de trabajo en la economía formal o en la industria de la construcción, claro que no debemos soslayar lo que produce este negocio al producto interno bruto de nuestro país, en este sentido debemos buscar una fórmula que permita vialidad de un negocio que sin duda tiene un marcado mercado que la sociedad mundial consume y que nos guste o no, nuestro país produce.

Lo que realmente está fuera de lugar es la desmedida y descarada complicidad que hay entre la mafia, los cárteles y los cuerpos de seguridad pública de los 3 órdenes de gobierno; ahí el reto para nuestros flamantes candidatos a gobernarnos. Debe existir un verdadero plan de acción hacia este rubro y de cara a la sociedad, porque este tema ha hecho mucho daño a nuestra sociedad sin hablar de sus muertos.

Pobreza: Sin duda este tema es una asignatura pendiente después de la Revolución y del México contemporáneo, donde ha quedado claro que ningún partido o proyecto de gobierno ha logrado un método capaz para dar resultados concretos para erradicar este tema de manera decidida, se han probado muchos esquemas pero los resultados han sido vanos en su efectividad y eficiencia, pruebas hay muchas y hoy la Secretaría de Desarrollo Social sigue siendo un proyecto con resultados muy lejanos para alcanzar las metas que por lo menos lo que el Coneval sugiere para un resultado óptimo.                                                                             

En este sentido debemos exigir un proyecto claro, decisivo y concreto para la construcción de un país tan rico como el nuestro, que realmente genere un plan conciso y preciso para dar vialidad social a la repartición de riqueza.                                                                                  

Ya que es imperdonable tener en la revista Forbes a un mexicano que aparece entre los 3 hombres más ricos del mundo y a millones de pobres, lo que arroja como resultado una inequidad absurda en la repartición de riqueza en este país, por ello debemos exigir hoy con claridad un proyecto sustentable y no un discurso que ilusione sin resultados.

Impunidad: Finalmente el tema que más duele a nuestra sociedad, sin duda éste ha estado presente desde el nacimiento mismo de nuestro país, muerte, traición, corrupción, negligencia e incesantes en la impartición de justicia, esto ha sido el común denominador en nuestro país. No cabe duda, este país puede comprar al más implacable de los jueces o fiscal de hierro, como decía Don Porfirio: “Nadie aguanta cañonazos de 50 mil pesos”.

Hoy sabemos que quien roba o mata siendo pobre seguramente la justicia lo alcanzará, pero quien mata y roba teniendo el dinero necesario podrá salir hasta de la cárcel de alta seguridad. Yo me pregunto ¿cuanto pagarían para tener el dato exacto entre coordenadas y densidad geológica para saber el lugar preciso de la celda del capo más famoso en su escape? Es sólo un ejemplo.       

Me pregunto cómo ex Presidentes, Gobernadores, Secretarios de Estado o de cualquier gobierno de nuestros estados pueden salir limpios de culpa cuando el dinero que tienen en sus haberes fue resultado de su encargo administrativo y estos sirvan para litigar el más complejo tema de un ejercicio de corrupción que mezclado con  impunidad resulta un coctel muy doloroso y de mal sabor para la sociedad en general.         

Este tema es desde mi punto de vista el que nos debemos llevar como asignatura especial de evaluación, porque si este país no hace la tarea de evaluar quien de nuestros candidatos, podrá el acento que necesitamos para acabar con la impunidad y la falta de castigo en materia de impartición de justicia, entonces estaremos dejando pasar un oportunidad real de nuestras aspiraciones como sociedad.                                                                                                

Debemos pugnar por su autonomía y construir un régimen donde los poderes sean tan independientes de su ejercicio como hoy lo es el Banco de México, y en ese mismo rubro debemos incluir al poder Legislativo cuya autonomía se reduce a los intereses de partido y no de la sociedad. Así es como podríamos erradicar la impunidad, a través de poderes autónomos que asuman su carácter y vocación de servicio.                                                                                             

Amigo lector, aquí dejo estas reflexiones que como votante activo creo que debemos exigir a quienes pretenden gobernar por seis años a nuestro país y darle un futuro más prometedor, que reclama sin duda un proyecto de gobierno con resultados tangibles, ciertos que nos permitan aspirar a una vida más placentera y feliz. Por ello es importante pedir por lo pronto a Meade, López Obrador y Anaya que nos presentes sus propuestas en estos temas sobre estos cuatro caballos apocalípticos que tanto daño han hecho a este país.

Comentarios y sugerencias a mi mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional

  • twitter: @Vicman
Visto 68 veces Modificado por última vez en Viernes, 12 Enero 2018 09:36