Lunes, 25 Septiembre 2017 00:19

Sismo: Evidente distanciamiento sociedad-gobierno

En todos los niveles de gobierno la relación con la sociedad vive un punto de quiebre evidenciado por las redes y el sismo

Corridos, increpados, mojados, regañados, pateados e insultados, el papel de los políticos ante la contingencia por el sismo ha mostrado su naturaleza clientelar ante el rechazo de una sociedad que decidió organizarse y dejarlos fuera de las tareas solidarias para reconstruir un país golpeado por años de gobierno lejano, cimbrado hace unos días por la furia de la naturaleza.

A nivel federal, estatal, local y legislativo, la constante es el repudio, el rechazo, la denuncia, la omisión.

Miguel Ángel Osorio Chong fue zapeado y perseguido ante un grupo de rescatistas por asistir a dar 'un mensaje' en plenas labores de rescate. El grupo lo corrió, le aventó objetos, agua, lo maldijo, le gritó 'mierda, ponte a trabajar' 'chinga tu madre', desdeñó su presencia. Osorio indefenso no era nadie, salió, se fue, decidió no regresar. El segundo al mando del presidente vapuleado por la aglomerada ignominia de una administración y el encono social por la ausencia en lo elemental.

Otro sujeto tachado de aberrante y blanco de todo tipo de insultos por parte de la ciudadanía organizada es Graco Ramírez, gobernador de Morelos. Personaje que decidió que toda la ayuda humanitaria y en materia de rescate debía pasar por sus manos. Nosotros evidenciamos 5 denuncias diferentes, pero son cientos, sino es que miles ya, los testimonios que llegan hasta famosos sobre la actitud pequeña del gobernante. El repudio que ocasiona su sola presencia llega a los rescatistas que ante su proximidad solo le pueden pedir que 'agarré sus botitas y se ponga a chingarle'.

También el delegado de Xochimilco, Avelino Méndez Ramos, fue presa de indultos injurias y hasta patadas, luego de condicionar mediante el uso de credenciales de elector los apoyos a gente que lo perdió todo. Su incompetencia y falta de proceder inteligente se le vino encima y cuando visitó a los vecinos, la turba enardecida y cansada de ser tratada como ingenua.

El ex Jefe Delegacional en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, actualmente Diputado Local y Coordinador de Diputados del PAN en la Asamblea Capitalina, también fue evidenciado con las manos embarradas de sangre. Resulta que durante su gestión y desde 2014, vecinos le advirtieron, al delegado los riesgos por sismos en la construcción ubicada en la calle Enrique Rébsamen 241, en la colonia Narvarte. El pasado martes este edificio colapsó. La inoperancia del paquete gubernamental se hace evidente y como tal, ha sido inexistente en su agenda a no ser por lo ocurrido el pasado martes que le cambió milagrosamente el chip.

La apremiante falta de empatía del gobierno actual, la administración de la tragedia por un gobierno estatal, el clientelismo de un delegado, las omisiones legislativas ante riesgos, todos evidenciados a través de redes sociales, dan cuenta del cambio de paradigma para los gobernados en este país.

La pequeñez de estos actores ha sido evidenciada con la represalia, desde el abandono hasta quitar el control de la ayuda y labores a quienes en un primer momento respondieron con solidaridad y coordinación, antes de los intentos desmesurados por adquirir protagonismo, luego de la enorme tragedia que volvió a dejar al gobierno perplejo ante la inmensidad del oleaje ciudadano en las calles.

Información adicional

  • twitter: @Olmosarcos
Visto 52 veces Modificado por última vez en Lunes, 25 Septiembre 2017 00:31