Images
Viernes, 13 Octubre 2017 00:29

Camacho Quiroz: La total incongruencia del priísta solapador

El sistema que encubre, protege y respalda, es el que hoy exige justicia pero en el patio ajeno

El partido en el poder, haciendo gala de su uso desmedido de las instituciones a placer, plantó en la Cámara de Diputados la propuesta para investigar el posible enriquecimiento inexplicable de Ricardo Anaya en su carrera política y desde que se codea con la clase alta panista.

De origen, la medida es buena, siempre orientar a los políticos a rendir cuentas tendrá valor para la sociedad, sin embargo, viniendo del partido que tiene tanta joyita en sus filas, la propuesta raya en el absurdo, en la hipocresía, en el cinismo absoluto.

Recordemos. En el año 2013, Veracruz vivía una de sus peores crisis de seguridad y en el gobierno Javier Duarte perneaba el ‘no pasa nada’. La oposición desde las Cámaras llevó a las principales tribunas la exigencia de meter en cintura a Duarte de Ochoa, César Camacho, entonces dirigente priísta, calló como los mariachis y a los gritos de desesperación de la sociedad veracruzana les llegó el olvido.

Lo mismo pasó con Borge, gobernador del paraíso, que se quiso adueñar de todo, que movió presupuestos, políticos y todo el aparato a su antojo. A las cámaras también llegaron esos señalamientos, de Camacho Quiroz, Beltrones y compañía, el silencio cómplice.

Hace unos cuantos meses, dentro de su propia bancada, Cesar Camacho tuvo ante sí la oportunidad de redimirse de tantos abrazos cómplices del desastre que actualmente es la entidad veracruzana. Alberto Silva Ramos, Tarek Abdalá Saad y Edgar Spinoso, además de Noemí Guzmán Lagunes y Marco Antonio Aguilar Yunes, todos ex integrantes del gabinete del poco glorioso Javier Duarte, acusados de desviar cientos de millones que hoy servirían para la reconstrucción del país fueron solapados, consentidos y respaldados por el hombre que hoy exige justicia.

Historias cómo está hay cientas, Ochoa Reza culpando al vecino de lo que permitió en su propio patio, Peña fustigando al populismo cuando impuso a un gobernador populista para gobernar la entidad de donde proviene su estirpe, Beltrones y Gamboa, eximiendo a Lozoya y Coldwell de responsabilidad alguna en un escándalo de dimensiones internacionales que severamente toca a la industria energética del país.

Con un presidente que asegura que la corrupción está dentro de la biología de los mexicanos, poco queda por hacer. Esperar que la historia ponga en su lugar a tanto compinche del desastre, que no haya ninguna amnistía, que se recuerden por siempre las sesiones del Senado donde Yunes Landa y Yunes Zorrilla, quebraron el ánimo de la prensa oponiéndose a que se creara una comisión para que en Veracruz se investigara el asesinato de Rubén Espinosa y que no le llegara la ausencia de justicia que si parece ser un mal biológico pero de toda la clase política.

Hay mucho absurdo en la propuesta del PRI, el partido que encumbró a Salinas tras un robó, el partido del error de diciembre, el del desarrollo estabilizador, el de agua blancas, el de Ayotzinapa, el de la Casa Blanca, Duarte, Borge Duarte Jacques, Medina, Granier, el partido de la fobia a la transparencia, el del despojo, el del ADN corruptor.

Pero hoy, claman justicia.

Vaya contradicción.

Información adicional

  • twitter: @Olmosarcos
Visto 290 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Octubre 2017 13:11