Images
Viernes, 24 Noviembre 2017 19:06

Ochoa Reza mandó ‘al diablo’ a millones de mexicanos

‘¡Qué se vayan a Venezuela!’, grita a los cuatro vientos ante la risa burlesca de su corte priista

Al participar en la Toma de Protesta del senador Ismael Hernández Deras en la dirigencia nacional de la CNC, el dirigente nacional del PRI, mandó literalmente al diablo a, al menos, 15 millones de mexicanos por una sencilla razón, no piensan políticamente como él.

El discurso de Enrique Ochoa Reza fue claro: ‘si a los de Morena tanto les gusta Venezuela, que se vayan a vivir para allá’.

‘A México lo vamos a defender los prIistas’, dijo ante cientos de miles de agremiados ante la mirada burlesca del coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, la seriedad de la Secretaria General Priista, Claudia Ruiz Massieu, y el aplauso complaciente del Secretario de Turismo Federal, Enrique de la Madrid.

La amenaza no es menor, habla del objetivo del Revolucionario Institucional en las próximas elecciones, dividir, dividir, dividir y polarizar los más posible el voto para aprovecharse de los indecisos con la campaña del miedo que ya tanto conocemos.

El llamado no es menor, ya que está hablando de compatriotas, millones de ellos, quienes han optado por señalar que PRI ha incumplido casi en su totalidad sus propuestas que lo llevaron a la presidencia, desde el populismo de bajar la luz y el gas, hasta dejar de solapar gobernadores corruptos, beneficiarse electoralmente del dinero público, meter en cintura el gasto publicitario o gobernar con inclusión.

La ofensa no es menor, ya que, en 2006, Andrés Manuel López Obrador consiguió 14,756,350 millones de sufragios con la llamada Coalición Por el Bien de Todos, conformada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Convergencia,  

La exclusión no es menor, ya que, en 2012, abanderando al Movimiento Progresista, de nuevo con los partidos PRD – PT – Convergencia, consiguió 15,896,999 votos, y en esta, su tercera carrera presidencial se ha mantenido con un cuerpo votante duro que lo mantiene entre los más competitivos liderazgos.

Este llamado a la división, revela un poco de lo que sería la estrategia del PRI rumbo al 2018. Dividir lo más posible a la población, excluir a quienes no creen en su instituto político, conservar su voto duro y tratar de atraer con una figura de buena imagen, como la de José Antonio Meade, al votante cautivo.

El discurso Ochoa Reza, no es pequeño, es incendiario. Al priismo le ofende que digan corrupto (http://www.parabolica.mx/2017/columnas/mi-villano-favorito/item/164-la-columna-que-irrito-a-ochoa-reza) aún cuando es sorprendido en cada oportunidad con las manos en la masa, un priismo que es incapaz de oír a quienes los critican y señalan que son lo mismo de antes, un priismo que no han cambiado, que no se han modernizado, que no han podido acabar con prácticas y corruptelas, mientras crece el segmento de la población joven que los deplora, no los comprende, no habla su mismo idioma y que tampoco les va a votar.

Pero eso al PRI de Peña Nieto y Ochoa Reza no les importa. Quieren que aquellos que apoyen a AMLO se vayan, para dejarles el país entero para ellos solos, para que lo devoren y lo despedacen como carnada, para que mañana vengan otros gobernadores corruptos y nadie les diga nada, para que mañana venga otra empresa internacional a meter dinero a sus campañas, para que puedan desoír el clamor de la aberrante alza en muertes violentas, para que nadie les cuestione si su modelo económico genera más pobreza y desigualdad, para que nadie les insista que por el bien de las instituciones del país no debe haber un #FiscalCarnal, para que así puedan vivir en sus casas blancas sin ser molestados y así, las voces de quienes les critican se ahoguen en el ruido, como pasa a diario, a toda hora, en este país que dicen gobernar.

Información adicional

  • twitter: @Olmosarcos
Visto 78 veces Modificado por última vez en Viernes, 24 Noviembre 2017 19:29