Images
Martes, 28 Noviembre 2017 23:32

De justicieros a tepocatas. Casos: Vicente Fox y Yunes Márquez

'Mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para volverte un villano'

Igual como ocurre en el ciclo de la vida, los políticos no tienen otra composición, otro ADN, y están destinados, como todos nosotros y aunque se nieguen, al sueño eterno.

Todos los humanos, nacemos, crecemos, nos reproducimos y luego morimos. Los políticos avanzan en un proceso con algunas similitudes. Nacen acuñados de un partido o de un movimiento. Crecen, amparados en trabajo, conocimiento y lazos. Después ocurre una metamorfosis en la mayoría, cuando buscan el poder se vuelven justicieros o defensores a ultranza de la ley, desenvainan la espada contra el corrupto y aprietan entre sus brazos al desvalido, hasta que llegan al gobierno y entonces se convierten en tepocatas, en lo que juraron nunca ser. Encumbrados procuran que su letargo hasta la muerte sea eterno, pero pocos se salvan del generoso poder, que aniquila en el alma la presencia de toda humanidad.

En días recientes, dos episodios relatan la final conversión de algunos políticos en su antítesis foxiana, los renacuajos de charco, mejor conocidos como tepocatas.

‘Tepocatas, alimañas y víboras prietas’, eran los calificativos de Vicente Fox al PRI, en aquel añejo año 2000 del que muchos ya les conviene recordar. En aquellos años, el Revolucionario Institucional había construido a lo largo de 70 años la fama que hasta hoy no retira de su ADN.

‘No se olvidará lo que pasó en el sexenio de Salinas, las privatizaciones, las negociaciones ocultas del 88, las finanzas familiares de los Salinas y los asesinatos políticos’, era el discurso de Fox , el ‘Presidente del Cambio’, el mismo Fox que nombró a Francisco Gil Díaz, subsecretario de Hacienda de Carlos Salinas, como el secretario de Hacienda y Crédito Público de su gobierno, el mismo ‘Chente’ Fox, que utilizó al secretario de Hacienda de Zedillo, Guillermo Ortiz Martínez, como el gobernador del Banco de México de su sexenio.

El mismo Fox que en días pasados fue grabado conviviendo con el candidato de las tepocatas, en abrazo fraterno, y que ha dicho que las víboras prietas son los que ’llevarán a México en el camino correcto para dar continuidad a las políticas’ que Salinas al que tanto criticó arrancó.

Finalmente evolucionó y Fox acabó viviendo lo suficiente para verse convertido en lo que tanto juró perseguir.

El otro caso es el del alcalde de Boca del río, Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo promogénito del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Pocos recuerdan aquellos años en los que el alcalde boqueño y muy posiblemente futuro candidato a gobernador reclamaba airado por los altos índices de violencia, la omisión en el tema del gobierno de aquel estado y sobre todo, la mirada cpinica del gobernador Duarte.

Aquel 28 junio de 2014, a las 19:34pm, pasó a la historia. ‘A nombre propio, y a nombre de miles de personas, exijo a @Javier_Duarte seguridad para todas las familias veracruzanas’, escribía el catalogado mejor alcalde de México, en su Twitter al gobierno de Duarte.

Y todo eso quedó atrás, ya que el alcalde boqueño, fiel a la enseñanza de fidelidad partidista nada ha dicho de los números escalofriantes de asesinatos que se cuentan por racimos en Veracruz.

El edil que fuera baluarte de la justicia y la lucha contra los políticos omisos, nada ha rebelado en contra de su padre ni con la suma de más de 25 cadáveres en solo un fin de semana, ni por el asesinato de dos ediles, uno electo y otro en funciones, o por el homicidio de la Fiscal en Pánuco, o tantos homicidios y desapariciones que están ocurriendo y que a nadie tienen en paz.

‘Mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para volverte un villano’, no parece sacado de una película de acción, más bien, parece sacado de una película de horror de los personajes que nos han de gobernar.

 

La historia de Fox: 

Información adicional

  • twitter: @Olmosarcos
Visto 58 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Noviembre 2017 23:39