Images
Jueves, 30 Noviembre 2017 20:49

¿Ya es Dictadura el Gobierno de EPN o qué le falta?

¿Venezuela? Ya vivimos bajo el yugo de un poder político que lo controla todo

El partido en el poder en México, no cuenta con la popularidad, ni el arrastre, tampoco con el respaldo ciudadano, todo lo contrario, es apuntado, señalado, cuestionado, criticado por la sociedad civil organizada.

Sin embargo, el partido en el poder cuenta con el control de los medios masivos de comunicación, control de las fuerzas armadas con pase libre para andar en las calles, instituciones de procuración de justicia para la persecución política de los opositores, defensores de derechos humanos y quienes desde el gobierno persiguen el cumplimiento de la Ley.

El partido en el poder, se ha instaurado como una dictadura y se niega a soltar el poder en el 2018.

Este Régimen político priista, en el que un solo grupo de personas, gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad, es la realidad en México, es el regreso del PRI, el PRI de siempre, impopular pero armado hasta los dientes.

El Gobierno priista se ha empeñado en reproducir una estrategia de miedo, colocando en alerta la dictadura de Nicolás Maduro ‘No nos queremos convertir en Venezuela’ afirman. Sin embargo, de acuerdo a las cifras, la dictadura priista, por el número de asesinatos ya convirtió al país en una masacre similar a la de Colombia de la década que data de 1980 a 1990.

‘A ver si el miedo (imaginario) a que México se vuelva una República Bolivariana no termina convirtiéndonos en un estado pinochetista’, reflexiona Carlos Bravo en sus redes sociales.

Las palabras de Mario Vargas Llosa sobre el régimen político en México y su presencia dictatorial, parecen revivir en días como este donde se le otorgan a Enrique Peña Nieto, poderes de coacción, de sumisión y también de represión.

‘La dictadura perfecta no es la Cuba de Fidel Castro: es México, porque es una dictadura de tal modo camuflada que llega a parecer que no lo es, pero que de hecho tiene, si uno escarba, todas las características de una dictadura’, dijo Vargas Llosa en aquel encuentro con Octavio Paz.

‘... como este país se está abriendo a la libertad, quiero ponerlo a prueba, quiero decirlo aquí abiertamente, porque esto lo he pensado desde la primera vez que vine a México (a este país que, por otra parte, yo admiro y quiero tanto) ...que aquí... se ha vivido durante décadas, con unos matices muy particulares, el fenómeno de la dictadura latinoamericana’, reiteró.

‘Vargas Llosa no encontraba (escribe Enrique Krauze en Letras Libres) diferencias mayores entre las tradicionales dictaduras latinoamericanas y el régimen mexicano. En aquellas permanecía un hombre, en éste se eternizaba un partido. Pero lo verdaderamente característico del PRI -el veneno maquiavélico que lo volvía "perfecto"- era el modo en que había "reclutado al medio intelectual" alentando sutilmente la crítica y financiando aun a los grupos de oposición.

Corrían finales de agosto de 1990 y el país había vivido uno de los más antidemocráticos episodios con la imposición dolorosa de Carlos Salinas de Gortari, Luego vendría Zedillo y luego Fox con el cambio que nunca llegó, y luego Felipe Calderón y ahora Peña Nieto, y los últimos tres presidentes viven sometidos a esa fuerza del poder que tuvieron y que ya no poseen.

Hoy se inclinan al poder político, los sumimos y cómplices, le entregan una Ley de Seguridad Interior que puede utilizar desde ahora para su conveniencia en el proceso electoral venidero cuya prueba de suciedad ya tuvo su primer episodio en el Estado de México este año.  

Pero hay inocentes que piensan que el presidente de los Duarte, Odebrecht y las Casas Blancas, verdaderamente hará valer la ley, no sé si llamarlos ilusos o llamarlos por su nombre.

Información adicional

  • twitter: @Olmosarcos
Visto 300 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Diciembre 2017 13:51