Images
Sábado, 18 Noviembre 2017 14:59

A 100 años: Pedro Infante, más allá de la estética de la repetición

El fenómeno Infante no tiene explicación certera con teorías semióticas ni con análisis sociales y de comunicación.

En los días universitarios, con el prejuicio que dejan las “altas disertaciones” de las aulas, en las que se arregla el mundo muchas veces sin asiento en la realidad, llegué a explicarme el fenómeno de popularidad perenne de Pedro Infante Cruz, con la teoría de la estética de la repetición, a la que se refiere -entre otros- el filósofo, escritor, docente y fundador de la Asociación Internacional de Semiología, el italiano Umberto Eco.

Ese análisis que desvela la necesidad que tienen las audiencias de escuchar una y otra vez la misma historia, de crear íconos y patrones totémicos reiterados, como el niño que para dormir demanda que le lean el mismo cuento infantil una y otra noche. Así concilia el sueño y tiene la cercana sensación de lo propio, de la permanencia y de la pertenencia.

Sin duda mucho de ello hay el fenómeno que genera el sinaloense, como símbolo cultural y personaje mediático, quien llegó a este mundo en Mazatlán, Sinaloa, un 18 de noviembre de hace 100 años -de ahí el pretexto para este texto.
Dejó a su muerte, el 15 de abril de 1957, más de 420 canciones grabadas y 59 películas, algunas de ellas interpretando el modelo machista y desvergonzado del “muchacho alegre”, borracho, parrandero y mujeriego, que las feministas con pancarta tildan de “misógino”.

Sin embargo, otros de sus largometrajes son verdaderas joyas del costumbrismo urbano mexicano de la época de los 40 y 50, que se inspiraron, dicho por el director de la mayoría, Ismael Rodríguez, en el neorrealismo italiano, aunque alejado del lenguaje cinematrográfico específico que se desarrolló en esa parte de Europa en la postguerra, en la que se evitaban los estudios y se privilegiaban las tomas naturales, sin recursos técnicos a su alrededor.

También, a pesar de su amplio acervo ranchero, es en sus boleos, desde muchas visiones, en los que desplegó sus mayores capacidades como cantante.

De la intimiad al imaginario colectivo

Cada año, en el Panteón Jardín de la Ciudad de México y con mayor intensidad en los años en que se cumplen lustros o décadas de su fallecimiento en un accidente aéreo en Mérida, Yucatán, por 60 años han desfilado ya cinco generaciones de admiradores para rendirle recuerdo.

Sin duda el culto que envuelve a hijo predilecto de Guamuchil, Sinaloa, donde pasó su primera infancia, pubertad y adolescencia, bien se ve atravesado por la estética de la repetición, pero hay mucho más, eso que nadie sabe explicar desde la semiótica o el análisis social.

Es más un reflejo íntimo de cada admirador, que se masifica en el imaginario colectivo.

unnamed 2

Pedro Infante Cruz materializó las metas aspiracionales de muchos mexicanos. Fue un hombre que nació en una cuna pobre, que se hizo por sí solo, con base en su talento y su carisma, y tocó las nubes de la fama y la riqueza.

Una persona que compartió y fue dadivoso con el desposeído, que nunca distinguió estamentos y que fue a los ojos públicos paradigma de la sencillez.

Aun a tantos años de su muerte y un centenario de su nacimiento, hay una inacabada valoración de sus capacidades como intérprete y como actor. Era en realidad muy bueno.

La veneración que se le profesa se concentra más en el modelo que proyectó, que en el artista que fue.

En el extranjero tiene más reconocimiento esa faceta: recibió en el Oso de Plata del Festival Internacional de Cine de Berlín al mejor actor principal, por la película “Tizoc”, la que también ganó el Globo de Oro al mejor filme extranjero en 1957, cuando ya había muerto calcinado entre los fierros del Consolidated B-24 Liberator, matrícula XA KUN de la empresa TAMSA, que había sido utilizado como bombardero en la Segunda Guerra Mundial, el que, algunas versiones afirman, él piloteaba en esa aciaga mañana, entre las 07:45 y 08:00 horas, cuando salió del aeropuerto de Mérida, para desplomarse minutos después.

Su cuerpo, reducido casi a cenizas fue reconocido por la placa de platino que tenía en el cráneo, consecuencia quirúrgica de un accidente también aéreo previo en Zitácuaro, Michoacán, que casi le costó la vida.

unnamed 1

Leyenda y mitos

Su presencia mediática es referente y ha dado identidad, algunas veces con matices equivocados, a los mexicanos y a México.

Su faceta en personajes urbanos es más afortunada, pues se construyó como un esfuerzo de reflejar la vida de la capital del país. Ahí quedaron algunas pinceladas que reflejaron la trilogía de “Nosotros los Pobres”, “Ustedes los Ricos” y, en menor medida, “Pepe El Toro”, entre otras.

Como sucedió con Elvis Presley en Estados Unidos o Carlos Gardel en Argentina -quien también murió en un accidente aéreo-, tras la muerte de Infante Cruz se abrió de par en par la leyenda pero también llegaron los mitos, la negación de su ausencia.

Por décadas prevaleció la versión de que no había fallecido, sino que fingió su muerte para alejarse de problemas económicos, multi-maritales y algunos que incluso lo involucraban con contrabando aéreo de mercancías, versión que nunca ha pasado de la enunciación con sospecha.

(Hasta salió por ahí a lucrar un tal “Pedro Antonio”, ya en los años 70, diciendo que él era el ídolo. Patético).

Igual se dijo del Rey de Rock y de Gardel. Pero lo cierto es que murieron los tres y no anduvieron luego por ahí paseándose para que la gente los viera o creyera verlos. El imaginario colectivo se embelesó con esas historias.

unnamed 3

El fenómeno Infante no tiene explicación certera con teorías semióticas ni con análisis sociales y de comunicación.

Aquel obrero norteño de provincia, el modelo del hijo bueno, el altruista a manos llenas, el demócrata social y el macho mexicano encantador, que tenía una buena voz, un carisma sin parangón y altas capacidades histriónicas, poseía algo más, que es lo único que importa y que nadie sabe, a ciencia cierta, que fue, que es.

unnamed 6

Información adicional

  • twitter: @Alvaro_Rmz_V
Visto 549 veces Modificado por última vez en Sábado, 18 Noviembre 2017 15:07