Images
Jueves, 01 Junio 2017 14:27

Los haters ¿de qué viven?

Tanto odio.... como si los hubieras levantado un domingo a las 6 de la mañana

Ya he expresado mi preocupación por la violencia que nos rodea, la que aparece en las noticias, que poco a poco se va normalizando en la sociedad al grado de volverse una actividad usual remunerada en los escaños más bajos de la pirámide laboral, que no se si existe, pero si yo la creara, pondría a los narcos, sicarios, ladrones, políticos corruptos, entre otros, en el último escaño debajo de los indigentes.

Pero hay otro tipo de violencia, que no se ni dónde colocarla porque es una violencia refugiada en el anonimato del cyberespacio: la de los haters.

Esas pobres personitas sin amor, a quienes sus mamásmandaron sin lunch todo el kinder, buscan espacios para criticar el contenido que otras personas están publicando en SUS PROPIOS canales o plataformas y llenar las casillas de comentarios ofensivos a más no poder.

Personalmente, he sentido indignación por algún contenido de corte sexista, agresivo o que considero que desinforma; incluso en una ocasión participé en una discusión online que me dejó un ferviente stalker, pero en realidad no soy nada asidua a exponer mis comentarios en videos o fotos de alguien más, porque entiendo, como persona letrada de la que mis padres pueden sentirse orgullosos, que es su derecho a la libertad de expresión, y que pueden exponer tantas barbaridades como les pegue la gana en SUS espacios digitales, que para eso están hechos.

Así que me parece incomprensible la motivación de estos seres de cuentas fantasmas que se comunican con tanto odio, como si los hubieras levantado un domingo a las 6 de la mañana.

Para ser un hater respetable tienes que cumplir con los siguientes requisitos:

1. Ser dueño de una cuenta sin contenidos ni seguidores.

2. Realizar visitas frecuentes a los sitios que odias.

3. No escatimar en palabras altisonantes en tus comentarios.

4. Parecer que careces de educación escolar y modales.

5. Carecer de habilidades lingüísticas básicas al comunicarte.

6. No tener nada interesante que hacer con tu vida.

7. No tener nada interesante que publicar en tus plataformas digitales.

8. Sentir satisfacción al plasmar odio cuando escribes.

9. Ser fanático de Sabadazo, Laura Bozo y Hoy.

10. Tener alguna razón para mantenerte en el anonimato, como por ejemplo, ser más feo que pegarle a Dios.

Siempre he creído que la elección entre “el bien” y “el mal” es fácil, lógica. Pero la vida moderna me está haciendo dudar un poco.

Sólo quisiera decirle a los bebés haters del Internet, que no están solos, pues desde la obstinada esperanza que le tengo al mundo, les guardo un poco del cariño que tanto les hace falta. Love you, haters!!

Información adicional

  • twitter: @Amarantalks
Visto 200 veces