Images
Jueves, 08 Junio 2017 11:54

En busca de la iluminación

La evolución de la audiencia y de los comunicadores

Inspiración. La palabra que corresponde al acto de dejar que el aire u otra sustancia gaseosa entre en los pulmones, es también el vocablo utilizado para designar la repentina iluminación que surge en el “hacedor” justo antes de iniciar el proceso creativo. 

Hacer espacio para la luz del poder creativo es la primera parte. Para ello tenemos que tener los ojos en la dirección adecuada y consciencia de que lo que estamos sintiendo es la inquietud por crear, inventar, reproducir,comunicar, elaborar algo. Nuevo, viejo, igual, diferente, depende del tono de la luz que arroje la lámpara que nos toca. 

Todos, sin excepción alguna, somos creadores. Somos inventores de historias, de momentos, de deseos. Encontramos respuestas y damos soluciones a casos fáciles como difíciles, porque esa es nuestra naturaleza: creamos para sobrevivir, para avanzar, para evolucionar. La creación es el camino a la trascendencia.

Bien lo dice Andrés Oppenheimer en su libro “Crear o morir”, que si no lo han leído, no sé qué esperan. Concuerdo con el argentino cuando asegura que el secreto es la gente. Gente creativa rodeada de gente más creativa abre las puertas a la infinidad de ideas, la materialización positiva del dicho “el que con lobos anda, a aullar aprende”. 

Sin embargo, la iluminación no colma cada segundo de nuestra existencia, es más como un amante inconstante que viene y se va cuando satisface su deseo. A veces es una chispa que recorre en milisegundos el cuerpo de la cabeza a la uña del dedo gordo, otras es un piano que cae del Empire State en nuestracabeza. 

Pero para el grosso de la población parece serun cuervo aberrante que dirige el dorado pico hacia su ojo. Además, no sé cuál es el motivo de ese asco por el sentido común que tienen algunos que, en contraparte, adoran la idiotez como si les pagaran por hacerlo (¿o sí les pagan?), utilizan sus momentos de inspiración para tomar valor y hacer pública su resistencia a la genialidad.

Y a este grupo cada vez se suman más comunicadores que utilizan sus momentos de brillantez para despachar mensajes que parecen elaborados para causar irritación e incrementar los niveles de rating de sus medios. 

Si es una estrategia, qué lamentable me parece. Si son sinceras declaraciones, respeto profundamente su opinión, pero hagan favor de conservarla en privado, que la audiencia estamos un poco cagados de producciones como “Perelló, sin verga no hay violación”, “López Díaz en: a las mujeres las agreden por necias”, y el estreno de la semana “Si usted va amamantar, tápese para que el marido de Nay Salvatori no la vea”. Tres casos recientes provenientes de altavoces que nosotros mantenemos con nuestra atención y consumo.Bueno, yo no escucho, veo o leo a Perelló ni a Salvatori, la verdad.

Creo honestamente que la audiencia está evolucionando, que exige personas capacitadas para ser nuestros líderes de opinión, incluso frente al desarrollo de las nuevas plataformas mediáticas y formatos de entretenimiento que se establecen en los medios digitales y las redes sociales, que se diferencian de los medios masivos por la capacidad del público para elegir el contenido que quieren consumir.

Pero tengo un mensaje, principalmente para los comunicadores que continúan usando los medios tradicionales como la radio y la TV: si lo que van a decir, escribir, comunicar en redes sociales, etc. tiene siquiera un ligero, casi imperceptible, halo de vergûenza, es porque pretenden decir una mamada. 

Absténganse. Nos quita demasiada vida encolerizarnos diariamente por la violencia, la corrupción, la guerra, el narcotráfico, la delincuencia organizada, el terrorismo, la iglesia, la nueva faceta de niña buena de Miley Cyrus, como para tener que guardar energía para explicarles por qué su opinión está tan podrida. Pidan asesoría, platiquen con el más letrado de su casa, antes de colgarnos un videíto, acudir a una entrevistita o lanzar una encuestita en Twitter que deje entrever su lamentable mentalidad.

Si van a dejar salir su naturaleza creadora, por favor no sean creadores de pendejadas. Y si ya lo hicieron, una disculpita, por favor y gracias, como si les hubiera querido su mamá cuando eran niños.

Información adicional

  • twitter: @Amarantalks
Visto 295 veces Modificado por última vez en Jueves, 08 Junio 2017 11:59