Images
Martes, 26 Septiembre 2017 13:06

#SendNudes

Víctima de filtraciones sujetos de la pudredumbre social

En mi opinión, se han vuelto demasiado recurrentes las filtraciones de fotografías íntimas de las celebrities en las redes sociales. Resulta que cada mes recibimos por lo menos una noticia de que “algún hacker” obtuvo acceso al almacenamiento personajes públicos y los hizo público, y si no es algún hacker, entonces es la expareja sentimental que estaba enojado por alguna razón, como fue el caso de Rob Kardashian con su ex, Black China.

Entre las actrices que han sido víctima de filtraciones de fotos íntimas podemos enumerar a Scarlett Johansson, Emma Watson, Emily Ratajkowski, Jennifer Lawrence, Anne Hathaway y otro montón que no me viene a la cabeza en este momento. Las reacciones de cada una han variado. Algunas se indignan, otras desaparecen temporalmente de la escena y otras aprovechan el momento para ponerse en primera plana de los sitios de chismes.

Debo hacer énfasis en que casi todas las fotografías filtradas pertenecen a mujeres, sin contar la última filtración de una fotografía borrosa que muestra a Justin Bieber como Dios lo trajo al mundo, en un suspuesto hackeo al Instagram de su exnovia, Selena Gómez, quien por cierto (no tiene nada que ver) a causa del Lupus que padece desde hace bastante tiempo (Doctor House sería el más feliz de la vida atendiéndola) tuvo que someterse a cirugía para que le fuera transplantado un riñón en últimos días, cosa que hizo pública hoy mismo por la misma cuenta de Instagram en una fotografía donde aparece junto a Francia Raisa, a quien llama “amiga”, “hermana”, y quien es la valiente donante del riñón que ahora pertenece a la chica Disney. La publicación hecha hace tan sólo 9 horas de hoy jueves 14 de septiembre tiene, obviamente, la no despreciable cantidad de 5,644,589 likes y 123 mil 724 comentarios. (¿Qué eso qué? ¡Ah! Es que estas son nuestras nuevas medidas de éxito).

Sería ingenuo pedir al mundo que no trate de entrar en la vida privada de las celebridades y a la audiencia que evite morbosear descaradamente cuando los casos de filtraciones de fotografías al desnudo de sus celebridades favoritos aparecen sin pedirlos colgados en la maraña de información que convergen estrepitosamente en lo que llamamos Internet, el Dios de los Millenials, quien tienen la primera y la última palabra.

¿Quiénes somos nosotros para negarnos a consumir contenido íntimo robado y exhibido sin escrúpulos cuando nuestro señor Internet nos lo avienta en la cara?

La femichaira que vive dentro de mí está consciente de eso y por eso no emite ni un comentario al respecto.

Pero la periodista, que también vive dentro de mí, está aferrada a un argumento que, deben aceptar, es indestructible: los únicos que no tienen derecho a aprovecharse del robo de un llamado “pack”, o sea, una compilación de “nudes” de alguna persona, y exponerlo dentro de sus contenidos, son los medios de comunicación. Y a esto llámale portales de chismes o de noticias como Milenio Diario (que ya lo hiciste, no te hagas), o cualquier otro espacio que intente ganar pendejas vistas a través de la exposición de la privacidad de cualquier persona sin su consentimiento.

Y ni siquiera trato de convencerlos de que no lleven la nota: “nueva víctima de hackeo, Anne Hathaway”, porque eso es un hecho. Pero me parece imperdonable que cualquier sitio que no sea pornográfico, se atreva a montar las fotografías que una chica o chico, famosos o no, se hayan tomado en la intimidad y que nunca han autorizado que sean utilizadas para ser expuestas ante miles de morbolectores.

Creo que todos tenemos que cooperar para que las cosas dejen de estar tan podridas, nosotros y los medios también tenemos que tener límites. Este es tan sólo uno de ellos.

Información adicional

  • twitter: @Amarantalks
Visto 272 veces Modificado por última vez en Martes, 26 Septiembre 2017 13:10