Images
Jueves, 01 Febrero 2018 07:20

Discursos de deslinde (Martha), extraviados (Doger) y sin continuidad (Barbosa)

  • twitter: @gomezcarlos79

Los primeros discursos de los tres precandidatos del PAN, PRI y Morena a la gubernatura de Puebla evidencian importantes errores en el inicio de este proceso electoral que aún no arranca su etapa más crítica (la campaña).

Martha Erika Alonso ha invertido el mayor tiempo de sus entrevistas concedidas en medios de comunicación en deslindarse de su marido Rafael Moreno Valle, en lugar de posicionarse como la mejor oferta electoral.

No es el mejor arranque para Martha Erika Alonso.
Parece que su única tarea es deslindarse del apellido Moreno Valle, aunque eso sea imposible.
Es un valioso tiempo perdido en un proceso electoral tan corto.

Martha Erika Alonso debe replantear su estrategia urgentemente (como lo logró momentáneamente con la difusión de una encuesta) y concentrarse en otro tipo de discursos y temas que puedan alentar a los poblanos para continuar con el proyecto de progreso que plantea otro tipo de discursos y temas que puedan alentar a los poblanos para continuar con el proyecto de progreso que plantea el PAN.

Otro que tampoco empezó con el pie derecho es el precandidato del PRI, Enrique Doger Guerrero.
Si su objetivo es ganar, debe centrar sus discursos y su tiempo en medios de comunicación en recordarle a la gente el apellido Moreno Valle y relacionarlo una y otra vez con Martha Erika Alonso.

Ante la filtración de audios en su contra dio una respuesta tibia y no puso en el centro del huracán a Moreno Valle.

Sus mejores “golpes” los ha lanzado contra el precandidato de Morena, Miguel Barbosa, pero sin mostrar sus verdaderas capacidades en el terreno del enfrentamiento mediático y en redes sociales.
Enrique Doger va contracorriente y no debe desperdiciar ni una sola oportunidad para meter a Moreno Valle a la contienda electoral.

Así lo hizo Rafael Moreno Valle con Mario Marín durante la campaña de Javier López Zavala y le dio excelentes resultados.

Rafael Moreno Valle sabía que el enojo de la gente era con Mario Marín, no con Zavala y planteó la estrategia del voto de castigo.
Doger no debe perder de vista que hoy los actores cambiaron y el enojo no es con Martha Erika Alonso, es con Moreno Valle y debería recurrir al llamado voto de castigo.

Y en lo que corresponde a Miguel Barbosa arrancó muy bien con su promesa de encarcelar a Rafael Moreno Valle en caso de ganar la gubernatura.
Sin embargo, su discurso bajó de intensidad.

Le falta continuidad para motivar a los antimorenovallistas.

Por momentos parece que Miguel Barbosa no quiere tomar el control mediático y marcar la agenda, pese a que se le han presentado diversas oportunidades.
Apenas vamos a cerrar esta primera semana y son los primeros errores de los tres precandidatos más importantes.

Veremos cómo arrancan la próxima semana.
** ** **
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.