Images
Jueves, 01 Marzo 2018 13:20

El menismo

  • twitter: @gentetlx

Por Edgardo Cabrera

Contrario a lo que esperaban los dinos, el gobernador Marco Mena mostró una vez más quién es el jefe político del PRI en el estado, primero al colocar a los candidatos a los diferentes escaños federales y luego al palomear la lista de aspirantes a diputados locales.

En su más reciente movimiento político, mandó a Luis Álvarez Landa a hacerse cargo de la coordinación de la campaña presidencial de José Antonio Meade en Tlaxcala.

Con ello desplazó a Ernesto Ordóñez quien, por la libre, quiso madrugar al gobernador y a su antiguo jefe político (Mariano González Zarur), al integrar un supuesto grupo en apoyo a Meade y del cual se impuso como coordinador.

Para nadie es desconocido que otros marianistas e incluso beatricistas ya se frotaban las manos para asumir la coordinación estatal luego de que tanto Paredes Rangel como González Zarur fueron designados como encargados de la campaña presidencial en la circunscripción tercera y quinta, respectivamente.

Lo cierto que Marco Mena trae las riendas del partido y moverá la batuta para darle ritmo a las campañas presidencial, por las senadurías, diputaciones federales y el Congreso local.

Operador

Quizá para muchos el nombre del Oficial Mayor con licencia no signifique mucho ya que no lo ubican como un personaje forjado en la cuna de los dinos priístas del estado dado que su llegada a Tlaxcala fue vía el CEN donde se desempeñó como secretario técnico de varias campañas presidenciales.

Lo cierto es que gracias a la operación de Luis Álvarez Landa se debe, en buena parte, el triunfo del PRI en 2016 cuando no solamente refrendaron la gubernatura con Marco Mena, sino que arrasaron en la competencia por el Congreso y recuperaron varias alcaldías que estaban en manos de la oposición y que (por su tamaño y gasto presupuestal) fueron golpes demoledores a sus contrincantes.

En las elecciones intermedias federales de 2015 también estuvo metida su mano cuando el tricolor se llevó carro completo al ganar los 3 distritos en disputa.

A Luis Álvarez se le ubica dentro de la campaña de 2016 como el operador de un efectivo sistema informático que sirvió para tener perfectamente coordinado el trabajo de toda la maquinaria electoral, desde representantes de casilla hasta los propios líderes de sectores y organizaciones.

Contrario a lo que pasaba en otras campañas de aquella elección, a mitad de la jornada electoral dicho sistema permitió saber que el PRI llevaba una cerrada ventaja por lo que en el resto del día operaron eficientemente para que no les dieran la vuelta.

Álvarez Landa ha realizado prácticamente toda su carrera profesional y política en el CEN del PRI y legislaturas federales, decidió quedarse en Tlaxcala y ocupar la Oficialía Mayor porque le gustó el proyecto de gobierno de Marco Mena que, ahora en época electoral, incluye entregar buenas cuentas y no perder la mayoría en el Congreso local.

Más en esta categoría: « Adiós al retiro Luto »