Images
Jueves, 17 Mayo 2018 10:57

Osorio y sus 28

  • twitter: @xavirenteria

Ausencias que le causan críticas y sus explicaciones

A estas alturas la lista de los 28 preseleccionados mundialistas de Juan Carlos Osorio ha estado en boca de todos, lo que no es para menos porque a un mes de Rusia la ansiedad es insoportable y cualquier novedad ayuda a soportar la espera. Ahora, ya sabemos a que santos rezarle.

La pre lista al aficionado le sirve para para criticarla, comentarla, desarmarla y rehacerla, lamentar alguna ausencia, perfilar alineaciones, titulares y suplentes, pero principalmente para entrar en el ‘mood’ mundialista. Incluso hay quienes van más allá (sabemos que el tema está bastante polarizado) y se dicen derrotados apenas desde la convocatoria.

Que Rodolfo Pizarro es el mejor futbolista mexicano del momento y es una tontería no llamarlo, que el ‘Gallito’ Vázquez es el mejor jugador mexicano del momento y es una tontería no llamarlo. Da lo mismo, hubieran podido ir o no, al final el técnico está en el día a día y tiene sus razones; encima Osorio nos las ha explicado.

Más preocupante es el tema de las lesiones y la falta de ritmo, esa será la razón de peso para depurar la lista que ahora conocemos. Las alarmas se encendieron por Héctor Moreno, pero parece que llegará entero al juego contra Alemania; lo mismo con los otros cinco lesionados (Guardado, Araujo, Reyes y los dos Santos), trabajitos de rehabilitación y a retomar ritmo.

Pero si alguien insiste en anticipar el fracaso o no termina por aprobar del todo la lista, sepan que no todo se limita al técnico nacional y su convocatoria, porque también llevan su parte los directivos de la Liga y los propios clubes; de ellos también depende que el nivel futbolístico del país sea bueno.

Bien nos vendría que Jürgen Damm no fuera todavía una interrogante y estuviera consolidado en la liga, o que Lainez hubiera podido foguearse más para considerarlo ya “maduro” para ser un recambio importante en su primera Copa del Mundo. O que Henry Martín no hubiera sido “apagado” cuando a principios de torneo vivía un grato romance con el gol.

Lo que sí podemos asegurar, hoy por hoy, es que Osorio ya tiene una base de jugadores, una columna vertebral sólida o que al menos se vislumbra un vestidor unido y con líderes, que han andado todo el camino hasta Rusia y que, salvo causas de fuerza mayor, no iban a ser cortados a estas alturas.

Javier Rentería