Images
Jueves, 01 Marzo 2018 08:01

La ruta ascendente de Barbosa

  • twitter: @Alvaro_Rmz_V

Subestimar al candidato de la alianza Morena-PT-PES, es un grave error

Quienes ven con sorpresa la ventaja que la mayoría de las encuestas dan al candidato de la alianza Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) a la gubernatura poblana, Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, delatan desconocimiento de quién es, cómo opera y qué experiencia tiene el político de Zinacatepec.

Por supuesto, la ventaja de entre 6 a 10 puntos que diversas casas encuestadoras dan al ex perredista sobre Martha Érika Alonso Hidalgo, esposa de Rafael Moreno Valle Rosas, le debe mucho al arrastre que tiene el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, también cuenta la habilidad, malicia (dicho en sentido positivo) y audacia de Barbosa, las que ya había demostrado a lo largo de su siempre ascendente carrera política.

Ahí estuvieron siempre a la vista esos elementos a considerar, para quien supo verlos; quien los desdeñó, ahora se entera de que es un serio adversario, que se trata de un político profesional –como el mismo se describe– y de peso completo.

Eso pareciera que ocurrió en el campamento de la esposa de Moreno Valle Rosas. Que se creyeran el argumento de que “nadie lo conoce” en Puebla, porque ha hecho más actividad política en la capital del país.

O que se tragaran el diagnóstico de que por su diabetes y un pie que le fue amputado, Barbosa no soportaría las extenuantes jornadas de campaña por todo el estado. Se equivocaron terriblemente.

Mientras el senador con licencia hace recorridos por todo el estado, eso sí al filo de la legalidad por tratarse de una etapa de inter precampañas, Martha Érika y su equipo parecen pasmados.

En días pasados, tuvieron que dedicar más tiempo, declaraciones y esfuerzos a desmentir que su candidatura estuviera en peligro, en lugar de hacer el trabajo previo al arranque de las campañas constitucionales, tan necesario y tan definitivo, en el resultado que se busca.

Cayeron en la trampa y en el desgaste que más convenía al adversario.

En paralelo, Luis Miguel ha venido creciendo. De un empate técnico que se le pronosticaba hace un par de meses, hoy empresas como Arias Consultores y Massive Caller lo colocan como indiscutible líder en la contienda que vive aún rounds de sombra.

En elecciones cerradas, quien menos errores comete es quien termina llevándose la victoria.

En este contexto, el candidato priísta a la gubernatura, Enrique Doger Guerrero, ha sido cuidadoso y pareciera permanecer agazapado por ahora.

Echando una revisión al pasado electoral del ex rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), esa aparente inactividad debería resultarles preocupante a sus adversarios.

Algo planea y el ex alcalde sabe lanzar tiros de precisión.

Álvaro Ramírez Velasco