Images
Jueves, 12 Abril 2018 16:35

La magia de los electojingles

  • twitter: @

O también conocido como  #NanaNaNana4Ever

Estas elecciones están siendo particularmente musicales, yo asumo que los coordinadores de campaña se dieron cuenta de los mexicanos nos aprendemos más fácil la letra completa de Here Comes The Mayo, que el himno a Puebla –que, de verdad, no recuerdo ni cómo empieza.

En mi mente, el parte aguas fue La Bamba Para Andrés Manuel que, en el 2012, interpretaron un grupo de más de 30 artistas que unieron sus voces e instrumentos para apoyar al candidato morenista, Andrés Manuel López Obrador, en una versión electoral de La Bamba, canción popular mexicana que inmortalizó el pionero del rock and roll en español, Richie Valens.

En la versión de apoyo al “peje”, participaron miembros de las bandas Santa Sabina, Panteón Rococó, Mamá Pulpa, San Pascualito Rey y Polka Madre. Y pues, está cool, bien hecha, buena letra, buen video.

Ahora, iniciando el actual proceso electoral, Movimiento Ciudadano estrenó su hermoso jingle Movimiento Naranja, más pegajoso que moco de King Kong, donde la voz de un morrito huichol, Yuawi, se ganó los oídos de todos y colocó en el panoranma –kind of- al mundialmente desconocido Ricardo Anaya, que lidera la coalición Por México Al Frente, que incluye al PAN, PRD y MC (léanse en inglés para que suenen como nicknames de raperos).

Movimiento Naranja se convirtió en el primer gran éxito electoral del Frente después de colarse en los primeros puestos de la plataforma musical Spotify en México, en España y, obviamente, en mi corazón. El video es bastante regular, los morritos que tocan y cantan en un bonito paraje rural. Todo fine.

Después tenemos a la pobre Niña Bien interpretada por quien se hace llamar Almudena Ortiz Monasterio y que fue lanzado con la engañosa apariencia de haber sido un trabajo de escuela de la ITESO, en el que Almudena, quien en realidad se llama Paulina…Algo, llama a votar por “Ya Sabes Quién”.

El video se grabó en una capilla de la CDMX; ella perrea, el cura rapea, normal, cagado, la letra pagajosona, pero la crítica la hizo trizas. Que qué vulgar, que se deslindó el ITESO, que se deslindó Morena, que qué oso, que qué mal gusto. Y así.

Hace un par de días, a la Niña Bien le respondió el Chavo Chaka con todo y, literal, agarrón de bolas, que él votará por el PAN y que ella no tiene que impresionarlo votando por Obrador para ganarse su amor. El video está compuesto de clichés y alusiones al folclore capitalino: el pesero, los san Juditas Tadeos, el gym público, el muelleo de cadera y la carita de acosador callejero.

Obviamente, mi femichaira interior se ofendió por el tremendo ataque a la Niña Bien. Incluso, en estos momentos estoy viendo la emisión de Punto y Coma de este jueves, donde preguntan a los usuarios de Twitter cuál de los tres jingles prefieren, y los votantes, es enserio, no le dieron ni un voto al video de Almudena, pues porque #MexicanHypocrisy hasta la muerte.

Claramente la intención de los tres es hacer ruido. Los últimos dos usan la burla, los clichés y la parodia para lograrlo, pero como una es mujer, pues qué vulgar, porque seguramente en México nunca vemos mujeres rebotando el derrier al ritmo del reggaetón hasta en programas matutinos (sarcarmo alert).

Evidentemente, Yuawi solo necesita su carita y su vocecita de bebé bello para que el Nana-na-naná sea mi nuevo himno nacional, sin polémica, sin cagadero, porque es chiquito y canta bien bonito.

Hasta aquí mi reporte, Joaquín, ya sé que han salido más, pero yo solo voy a hablar de los que hacen ruido, porque, aunque Aguilar Chedraui baby se haya fusilado puerquísimamente la música del tema Corazón, de Maluma, la verdad es que está bastante deplorable y no le voy a dar más espacio porque #HuevaMil #SuerteParaLaPróxima #Así NoJuego y #NoMamen.

Más en esta categoría: « ¡Así se siente tener Presidente!