Jueves, 08 Febrero 2018 15:57

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grande culpa

  • twitter: @Amarantalks

Resultados tristes en el tema de candidaturas indepedientes en Puebla

Hace unos momentos estaba leyendo los resultados de la recolección de firmas para candidatos independientes en el estado de Puebla y las declaraciones de Enrique “este era mi gallo” Cárdenas (carita triste), sobre el proceso y parece ser que, sin tener aún la confirmación del IEE, solamente 15 ciudadanos pudieron alcanzar el número de firmas representativas del 3% del padrón electoral para figurar como candidatos independientes a alguna posición pública en nuestro estado.

Desde que iniciaron el proceso -y con todas las quejas sobre el tiempo, la aplicación para colectar las firmas y demás- supe que iba a ser una tarea maratónica, pero nunca me imaginé que los resultados serían tan TRISTES.

Por si no se enteraron, un candidato para el gobierno de Puebla como Enrique Cárdenas, Israel Ramos o José Jorge Morales Alducin tenía que reunir en 30 días un total de 132 mil 622 firmas, de las que 88 mil 415 deben ser reunidas en 145 municipios, dejando 44 mil 207 para uno solo, esto representa dos terceras partes del estado de Puebla, que pues no es Tlaxcala, ¿verdad?

En efecto, era David contra Goliat, si Goliat tuviera además de su lado al congreso del Estado e intereses de ocupar diputaciones federales y senadurías (que por cierto, cada vez que escucho “senadurías”, pienso en las “cenadurías” de Aguascalientes y en sus tamales #YOLO #SWAG).

De acuerdo con la información proporcionada por mi compañero en Intolerancia Diario, Jorge Castillo, para el gobierno de Puebla, Cárdenas logró reunir 12 mil 780 firmas, lo que implica que le faltaron 119 mil 842 rúbricas para poder tener chance de contender. ¡MÁS DE 100 MIL FIRMAS!

Para diputaciones, Pedro Gregorio Corona Ávila por el distrito 8 de Huejotzingo logró 1 mil 968 firmas y Edgar Carbajal Ocotlán por el distrito 13 de Tepeaca, apenas 439; Armando Pliego Ishikawa por el distrito 16 de Puebla obtuvo 696, Saraí Ramírez Alonso, por el distrito 18 de Cholula apenas obtuvo 409 rúbricas.

En el caso de las alcaldías, Maximiano Lara Castro que buscaba ser candidato en Huejotzingo logró 2,237 firmas; Omar Muñoz Alfaro, por Cuautlancingo, obtuvo 3 mil 615 y Minerva Schiavon Núñez, por Huaquechula, consiguió 696 rúbricas de apoyo; Javier Meneses Contreras, de Domingo Arenas, logró 568 firmas y Ángeles Navarro Rueda, por Puebla, obtuvo 5 mil 760 apoyos.

Mi nueva cuestión es: ¿será de verdad culpa del sistema que estos candidatos, que no están metidos hasta el talón en conflictos partidistas llenos de corrupción e ineficiencia, no logren alcanzar la oportunidad siquiera de contender, por más que le chinguen para encontrar la manera?

O será que, además de unos perfectos quejotas, somos una bola de zánganos que no pudimos levantar la cola de nuestro asiento y dejar de ver el celular para trasladarnos hacia los puntos de reunión y firmar para darle el apoyo a una persona que pudo haber sido una opción (como mi Cárdenas) para, por lo menos, dificultarle a la oligocracia poblana alcanzar el trono en Casa Puebla.

O, puede ser, que sean tan irresponsables como yo, que hicieron su trámite de cambio de domicilio el último día y se perdieron la oportunidad de apoyar a alguien en quien sí creían.

Que falten más de 119 mil firmas no solamente es un indicador de las fallas del sistema de recolección y de que las trabas para legitimar las postulaciones independientes son reales, también es reflejo de que los poblanos no vamos a mover un dedo para hacer un cambio ni en nuestro propio beneficio y que cualquiera que se atreva a intentarlo quedará como niño bulleado en la primaria desayunando su sándwich de huevo encerrado en el baño, porque no lo vamos a apoyar ni aunque sea nuestra mejor opción.

Seguro han escuchado en demasiadas ocasiones que tenemos el gobierno que merecemos, a ver cómo le hacemos para que deje de ser esta nuestra realidad.

O DE PLANO, YA MÁTENOS A TODOS, ALV.