Images
Martes, 12 Diciembre 2017 11:03

Alma de acero

Una historia labrada en Cruz Azul

Es algo que se tiene que asimilar. Por mucho que le des vueltas en la cabeza, el veinte te va caer cuando menos los esperes. Cuando una relación de siete años termina, los sentimientos encontrados son normales.

Por un lado, la promesa de todo lo bueno por venir, el nuevo comienzo; la necesaria renovación. Por otro, las heridas que permanecerán abiertas, heridas con nombre y apellido, de esas por las que se puede respirar. El romance eterno.

Se dieron todo, nadie le debe nada a nadie y sin embargo quedan cuentas pendientes. Al final, la única certeza que se tiene es que este amor nació para ser platónico. Pero el Chaco se entregó de tal forma, que ahora que debe marcharse no se puede ir completo; se pondrá otra camiseta, pero sudó tanto la celeste que su corazón ya está teñido de azul.

No vale decir adiós, sino hasta siempre. Muy a pesar de todo; el nombre de Christian Giménez se ha labrado un lugar en la historia de Cruz Azul, nunca se ganan todas las batallas y al él le tocó ser el líder que los mantuviera en pie durante el asedio.

Pero nadie como los mexicanos y hablando de fútbol, nadie como la afición celeste, para saborear un trago amargo, para sobreponerse al dolor, para cantar serenatas sin luna. Tal vez por eso el Chaco se convirtió, también tiene alma de acero. Ya lo dice la canción...

Tú ya conoces mi vida

a veces me ando cayendo

y el orgullo me levanta

nací con alma de acero

y aunque deveras te quiero

te dejo que me abandones

nomás no llores si alguien te canta.

Información adicional

  • Reportero: @xavirenteria
Visto 167 veces