Martes, 10 Julio 2018 19:56

Celebran en Francia pase a la final del Mundial Rusia 2018

Miles de aficionados franceses festejaron en París el pase de su selección a una tercera final de un Mundial de futbol, después de 1998 y 2006, tras conseguir la victoria ante Bélgica (1-0).

 

En París, unos 2 mil 100 kilómetros de San Petersburgo, los bares y restaurantes del centro estaban repletos una hora antes del encuentro. También registró lleno la plaza del Ayuntamiento parisino, a las orillas del Sena, donde se agolparon miles hinchas frente a una gigantesca pantalla.

Frente a la sede del Consistorio, un imponente edificio reconstruido de mediados del siglo XIX, una multitud se vistió con los tonos azules de la selección gala acompañada por numerosas banderas y no solo francesas. Los colores de Argelia y Marruecos también se hicieron un hueco.

Las vías adyacentes a la plaza del Ayuntamiento estuvieron horas antes cortadas al tráfico. No cabía nadie más en la explanada. Se había llenado con los 20 mil aficionados calculados por las autoridades en un abrir y cerrar de ojos.

Al inicio de la segunda parte los temores de la hinchada se disiparon gracias al cabezazo de Samuel Umtiti. “Nadie se esperaba que fuese él”, reconoció un aficionado en medio del delirio que provocó el central del Barcelona.

En los minutos posteriores al gol, cánticos dedicados a Mbappé, una interpretación del himno francés de la Marsella y olés a cada toque del conjunto francés calentaron el fresco atardecer parisino.

La tensión se palpaba en los últimos diez minutos, sobre todo en el saque de una falta lateral a favor de Bélgica en la que rondó el empate.

Entre coros dedicados a Mbappé y al goleador Umtiti, los seis minutos adicionales se les hicieron eternos, pero el pitido final provocó el éxtasis.

“On est en final!” (“¡Estamos en la final!”, exclamaron los aficionados, mientras se abrazaban, mandaban mensajes a sus familias o se movían frenéticamente. Todo bajo el intenso olor a pólvora y los destellos de bengalas que se encendieron al término de las semifinales.

Miles de aficionados galos hicieron fiestas en lugares emblemáticos de París; los Campos Elíseos se vieron cubiertos por banderas, canticos de alegría, en imágenes que recordaron los festejos del Mundial del 98.

En otros puntos de la ciudad, como Montmartre o Grands Boulevards, la celebración invadía también las calles.

El presidente galo, Emmanuel Macron, presente en el partido, tampoco tardó en reaccionar en su cuenta de Twitter: “Estamos en la final. Nos vemos este domingo para ganarla”.

Fuente: Televisa