Images

Miércoles, 07 Marzo 2018 08:05

Las victorias legal y moral de Eduardo Rivera Pérez

  • twitter: @gomezcarlos79

En buen momento y sin perfiles de confrontación en la contienda

Eduardo Rivera Pérez logró una de las más importantes victorias legales y políticas de su vida, al obtener un amparo para dejar sin efecto la inhabilitación de 12 años para ocupar cargos públicos que le había impuesto la mayoría en el Congreso del Estado.

Esa victoria vino desde los tribunales federales y limpia el expediente legal del virtual candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Puebla.

El hecho es tan relevante que deja prácticamente sin armas a Claudia Rivera Vivanco, la virtual candidata de Morena, y a Guillermo Deloya, virtual candidato del PRI, para poder atacar a Eduardo Rivera con la sanción que tenía en su contra.

Por eso el festejo de Lalo Rivera: ¡ganamos!

Es un triunfo que tendrá un efecto positivo de manera inmediata y que llega justo antes de iniciar formalmente la campaña a la Presidencia Municipal de Puebla.

Claudia Rivera y Guillermo Deloya no tienen perfiles de confrontación e irán más por la propuesta y eso beneficia ampliamente a Eduardo Rivera.

Quizá la estrategia que usen los candidatos de Morena y el PRI sea por todo lo que quedó pendiente en el gobierno de Eduardo Rivera.

Pero eso no lo sabemos aún.

Está claro que en estos momentos el virtual candidato del PAN a alcalde de Puebla podrá llegar con la frente en alto a la campaña para buscar repetir en el cargo y sus detractores tendrán que guardar los expedientes que usaron el año pasado cuando el ex alcalde estaba en proceso de sanción.

La victoria legal también es moral y tiene mucho valor para Eduardo Rivera y todos los funcionarios que lo acompañaron en su gobierno.

Las circunstancias políticas lo han llevado a una posición sumamente complicada porque tiene que hacer campaña rodeado de personajes que lo detestan, que lo ven como un peligro político y que aunque le alzan el brazo en el fondo de su corazón desean que pierda la elección y que sólo triunfe Marta Erika Alonso.

Eduardo Rivera sabe que hoy es una pieza importante en la estrategia del morenovallismo para poder asegurar la victoria de Martha Erika Alonso.

Ese parece ser un seguro de vida política para Lalo Rivera pero no puede confiarse.

Si quiere ganar lo tiene que hacer con su propia estrategia, con su propio equipo, con su gente leal.

Aunque este respaldado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Eduardo Rivera no deben confiarse, debe concentrarse en su campaña y ganar sin esperar mayor ayuda.

Por lo pronto el candidato del PAN tiene muchos motivos para festejar y enfrentar de manera distinta de la campaña.

Su victoria legal y moral es trascendente para su campaña electoral.

La derrota y la vergüenza son para los diputados locales que lo sancionaron y para el morenovallismo que no pudo aniquilarlo políticamente.

Es un sobreviviente del morenovallismo y tiene más vida y futuro político que nunca.

** ** **

Carlos Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.