Images
Jueves, 29 Marzo 2018 09:12

¿Al revés?

  • twitter: @

El Arrancadero por VicMAN

Amigo lector antes de tomar nuestras no merecidas pero si necesarias vacaciones de semana mayor, pongo a su consideración estas líneas de análisis para visualizar lo que nos espera al regreso de nuestra vida cotidiana después de estos días de asueto, y es que en los spots de televisión correspondientes a la propaganda oficial del gobierno federal hemos sido ahora cuestionados como que somos una sociedad insensible que todo queremos ver al revés y bueno aquí mis comentarios.                                                                                                                             

Yo le pregunto a usted, cuando toda persona o grupo de trabajo es contratado por lo menos son tres requisitos fundamentales para ello: Eficiencia; eficacia y resultados.                              

En esta vertiente nadie es contratado para hacer mal su trabajo y existe una máxima en este sentido: La Confianza ni se da, ni se gana, únicamente se pierde, y en este sentido existe una gran desilusión con relación a esta administración federal, la confianza se ha perdido.                                                                                                

Porqué ahora nos quieren culpar de que todo lo queremos ver al revés, si se contrata a una administración federal para ser eficiente, eficaz y de resultados, a nadie se le paga por hacer mal su trabajo, y bueno los índices que permiten ver resultados de que la administración está cumpliendo con sus objetivos y resultados debemos de aplaudirles y reconocerlos, señores de la administración pública disculpen, ustedes están mal, no podemos reconocer sus grandes “logros”, cuando su compromiso fue ese, eficacia y resultados.                                                           

El ahora presidente, Enrique Peña Nieto, planteó en su campaña que mejoraríamos, que entregaría resultados positivos y si así lo está haciendo para eso fue electo, no debe pedir que ahora somos una sociedad ingrata que no reconoce su labor y compromiso, déjeme reiterar a quien le pagan por hacer mal su trabajo, y esta sociedad reconoce lo bien hecho sin menos cabo de que así sea, pero con la convicción de que para eso fueron electos para entregar resultados.           

Ahora la parte contraria es todos los excesos a los que ha caído un gobierno superfluo que a todas luces busca que la sociedad reconozca sus resultados, pero lo que realmente está evaluando el electorado en vísperas de esta nueva elección es que toda la corrupción y el encubrir sus errores, sus falta de probidad y su gasto excesivo.                                                                   

Esta es una administración con una generación de políticos y funcionarios, fallida por decir lo menos, a todas luces se ve a una administración que no tuvo empacho en resolver legalmente la inexplicable compra de una mansión que a todas esta manchada de corrupción y descaro, y que por menos de eso, cualquier otro presidente de otro país hubiese caído, consecuencias habilitar a un Secretario de la Función Pública para deslindar a su jefe inmediato de toda responsabilidad jurídico administrativa de ese caso.                                         

Cancelar una obra a un consorcio extranjero, una licitación multimillonaria para garantizar el encubrimiento de la familia presidencial con los escándalos de su famosa Cada Blanca, obviamente vinculada con esta empresa ganadora de dicha licitación, y en este sentido fue tal el descaro que cancelaron una obra que permitiría la movilidad territorial entre el centro del país con el occidente a manera que su imagen no fuera más dañada y cuestionada.

La obra de la famosa hoy llamada carretera del socavón, donde hasta este día nadie sabe las sanciones, el deslinde de responsabilidades y el costo excesivo de una obra que sin duda costó mucho más que lo que presupuestariamente tuvo su arranque de la misma y que hasta esta fecha se le siguen otorgando a esa empresa contratos que hoy ya hacen en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

La inseguridad es evidente, el índice de muertes y el control territorial de bandos contrarios al marco jurídico, nos dejan un saldo lamentable en todo el país, cada día es más evidente que en este rubro la policía y todo el cuerpo de seguridad pública del Estado ha sido rebasado de manera alarmante, hoy escuchar la desaparición de personas, secuestro, disputa de plazas territoriales es cada día más común y sin precedentes, en campaña de hace 6 años se proponía una estrategia más eficiente que la que había construido la administración del Presidente Calderón, hoy el resultado es pobre y muy cuestionado.                                                       

La impunidad hoy es descarada y poco aceptable, enjuiciar, arrestar y someter a proceso a un funcionario o ex gobernador cada día es más complicado que hacer un parque jurásico como el de la película de Steven Spielberg, y aun cuando este comentario pueda ser gracioso lo cierto es que cuantos prófugos en el extranjero existen de parte de los ex gobernadores y cuantos funcionarios han sido sancionados legalmente, solo un botón que ha pasado: el caso Odebrecht donde existe confesiones de quienes realizaron los sobornos. Finalmente, viva la impunidad.

Los lujos y la prepotencia han sido señalados. El director de la Comisión Nacional del Agua y el coordinador de la Junta de de Coordinación Política del Senado usando los equipos de transportación aérea para asuntos personales y no pasa nada, finalmente se justifica y se diluye el escándalo, y la autoridad cree que como quiera lo vamos a ver AL REVES, así de fácil es nuestro gobierno actual, insensible, inexacto y prepotente que ahora quiere que nuestra miopía electoral vea que hermoso es su nuevo engendro, pero hoy nuestra sociedad cada vez ve la verdad, lástima.   

Comentarios y sugerencias a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más en esta categoría: « La transformación ¡Arraaaaaaancan! »