Images
Lunes, 14 Mayo 2018 15:42

El cáncer de EU contado por Childish Gambino

  • twitter: @dianaegomez

Donald Glover forjó su entrada y se introdujo en la escena del hip hop más densa que puede existir.

Estados Unidos se enfrenta a una crisis imparable en cuanto al uso de armas y tiroteos. Sus “errores” policiales en contra de la comunidad afroamericana parecen ser históricos, y el asunto se vuelve de interés global tratándose de un país que alberga a millones de personas de todo el mundo.

A pesar de que las estadísticas indiquen que las fuerzas de seguridad estadounidense han disparado hasta la muerte a más blancos que a negros (un argumento gastado para minimizar el grave problema), los afroamericanos siguen siendo los más vulnerables al tratarse de un 13% de la población estadounidense, contra un porcentaje mucho más alto de blancos que vive en ese país.

Teniendo esto claro, es obvio que en la música el tema nunca terminará de abordarse, muchísimo menos en el hip hop. El último grito fuerte y contundente fue el de Childish Gambino, de quien ya hemos hablado en esta columna, y quien definitivamente ha roto el internet con su dura pieza “This is America”.

Donald Glover en su videoclip hace un resumen magnifico sobre la violencia, el hiperconsumo, las armas y el desinterés que se ha creado en la sociedad de ese país. Un cáncer que avanza de forma aterradora y que debe contarse a través de la música.

Childish Gambino no escatimó en cuanto a los simbolismos en su video. Desde su vestuario que hace alusión al Ejército de los Estados Confederados, hasta su danza sudafricana Gwara Gwara, recorre una historia llena de abusos y de violencia en contra de los derechos humanos.

Dentro del sinfín de referencias destacan tres historias duras: la masacre de la iglesia de Chasleston, donde murieron nueve feligreses, el asesinato de Stephon Clark, un joven tiroteado por portar un iPhone y el fusilamiento de músicos negros por el simple hecho de tener un instrumento entre las manos.

El contexto en el que sale este video es simplemente el correcto, lo asombroso es que nadie pensó que Donald Clover (Childish Gambino) iba tener un éxito tan importante en este año. Al menos no tan avasallador como lo está teniendo, y es que ya ha dejado atrás a varias figuras del hip hop que tenían ganas de sacar algo este 2018.

El video sale justamente después de que Kanye West diera una serie de descabelladas declaraciones a favor de Trump y sobre el racismo, asegurando que la esclavitud se trató únicamente de una elección. El mundo enfureció y se está aliando desmedidamente a Gambino.

Creo que en Awaken, My Love (2016), este músico había demostrado tener una destreza increíble y fue su puerta hacia algo muy grande. Sus intentos y EPs se convirtieron en algo sumamente respetable después de ese álbum, tomando en cuenta que muchos se pitorrearon de su pseudónimo que le hace un homenaje a Wu Tang Clan.

Así que como niño entusiasta que nunca se rinde y que genera energías fabulosas, Childish Gambino simplemente lo logró. Forjó su entrada y se introdujo en la escena del hip hop más densa que puede existir, y lo mejor de todo es que lo hizo con argumentos y causas que retumban y critican a nuestra sociedad.

Algo magnifico le ha hecho a la música Clover, también al entretenimiento y a la cultura, ya habrá tiempo en otra entrega de Rastreando Sonoridades de escribir sobre sus trabajos como guionista, actor y escritor. Por ahora, esperemos ansiosos su próximo disco y este huracán musical con el que ha llegado este músico, que promete más soul, R&B, hip hop y rap.

@dianaegomez