Images
Lunes, 28 Mayo 2018 23:54

¿Qué va de Yeidckol?

  • twitter: @Olmosarcos_

Polevnsky o el enemigo en casa de Andrés Manuel

La campaña avanza viento en popa, los números más o menos cuadran en una ventaja de dos dígitos, se ha podido aminorar el impacto de las campañas negras, por las gubernaturas también hay balance positivo, entonces… ¿cuál es el objeto de la verborrea de la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polensky, que va por los medios pifia tras pifia y error tras error?

Y es que las críticas llueven, vienen de todos lados y hacen voltear a ver si realmente vale tanto para López Obrador la lealtad de su mano derecha al frente del partido contra la congruencia de su movimiento o su propia palabra.

Primero fue la defensa de Raúl Cervantes, el Fiscal Carnal, que fracasó en su intento de pasar a la historia como el primero en encabezar la Fiscalía General de la República y en cambio dejó en cenizas una decadente PGR.  

Luego Yeidckol acusó a Javier Corral de tener un preso político que se llama Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario General Adjunto del PRI Nacional acusado de desvío de recursos, íntimo de Beltrones y relacionado con el despilfarro Duartista en la región norteña del país.

Esta ofensiva le costó a López Obrador, por simple deducción, los reclamos más severos de gran parte de intelectuales y periodistas sin definición partidista y el repudio de sectores y organizaciones en lucha por la transparencia.

Y no es la única culpa que la opinión pública echa a Yeidckol, también se le señala de haber sido el enlace por el que Morena abrió puerta a Hugo Eric Flores y el Partido Encuentro Social.

Y los que más lo critican son los propios simpatizantes de Morena, debido a la distancia entre ambos institutos políticos en materias como Derechos Humanos, Estado Laico, principalmente luego de las aseveraciones del dirigente de este partido que declaró que el matrimonio gay es una moda.

Incluso, esta alianza propiciada por Yeidckol, sería omitida del voto por quienes no conciben el agua y el aceite en temas de las minorías, pero aún así obtendrá entre 40 y 60 diputados, por los temas de la alianza.

Además, en el intento de López Obrador y su partido de poner una raya con la república Bolivariana, volvió a errarle. La dirigente contestó un ‘así es’, a los cuestionamientos sobre si integrarían al país a los ideales del Foro de Sao Paulo y de la Revolución Bolivariana.

El día de ayer editó su respuesta, pero es innegable que algo no camina con la dirigente partidista.

Alianzas que alientan las dudas, respuestas que inician el fuego y un desempeño medianito en los debates a los que se presenta a nivel nacional, dejan más dudas que respuestas sobre el papel que el partido y AMLO harán de ganar la presidencia de la República, con Yeidckol jugando de enemigo en casa.