Images
Lunes, 19 Febrero 2018 01:42

Domingo funesto

  • twitter: @Olmosarcos

Sueños guajiros, ideales ambiguos y ambiciones personales en las Plafaformas del 2018

Para el elector indeciso que se mantiene altamente politizado, se vivió un domingo funesto.

Las tres principales opciones para la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, líder en las encuestas, Ricardo Anaya, confirmado como segundo lugar y José Antonio Meade, rezagado en las tendencias, mostraron rostros que lejos de convencer al electorado lo hastían.

Por ejemplo, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) incluyó en su lista de candidatos plurinominales al Senado al dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia, apodado ‘Napo’, quien está exiliado en Canadá desde 2006 señalado por desviar 55 millones de dólares.

El testimonio de Alberto Medina, quien era reportero de El Imparcial en el 2005, desnuda la decisión del dedito a ras de suelo: ‘me tocó ir a Cananea a documentar la entrega de los 55 millones de dólares a Napoleón Gómez Urrutia. Eran repartidos en efectivo en oficinas de abogados sospechosos. No se ha aclarado el destino exacto de ese dinero’.

A este angelito, hay que sumarle el conflicto ideológico que representa acercarse al ex primer panista Germán Martínez quién despreció la Fiscalía General de ganar AMLO, pero no le hizo el feo a un curul sin campaña de por medio.

En otra trinchera José Antonio Meade, arropado por 30 o 40 Napitos en un presídium colmado de teatralidad, propuso el Registro Nacional de Necesidades de Cada Persona, para atender ’necesidades muy particulares’ que serán atendidas de manera individual.

Javier Risco dio al traste. Hizo suya la propuesta del priista que niega a sus excorreligionarios, e instó: ‘Necesito que empiece por detener y juzgar a unos cuantos priistas. ¿Ustedes qué necesitan?’.

Si el chiste era desvincularse del presidente, por lo menos lo logró de aquellos dichos repetidos hasta el cansancio alertando sobre los peligros del populismo. ¡Vaya cosa!

Con Ricardo Anaya ni que decir, salido apenas de una crisis interna expuso a sus súbditos como viles negociadores, mostró que los ideales se pueden domesticar cuando hay algo más en juego, además de la inclusión de innombrables de la política, gente que desde gobierno estatales se dedicó a perseguir y presionar con tal de hacerse de más poder en las listas plurinominales, como detalle extra expuesto por Alejandro Hope ‘en una demostración singular de equidad de género, puso a 22 hombres y 5 mujeres (incluyendo a la esposa e hija del candidato) en el podio durante su coronación’.

Este domingo de putrefacción, incluyó un escenario para conciertos abarrotado por acarreados y fallidos vaticinios de esperanza, también incluyó obviedades antidemocráticas que solo confirmaron que un dedo manipula todo en quienes claman el cambio, además de que, en otro frente, nos enseñaron que ante cualquier crisis la negociación y el engaño son más congruentes que los ideales y el arrojo. Además, las plantillas plurinominales parecen más una lista de los más buscados o salón de la infamia que lista de representantes populares, y esperemos a marzo, cuando muestre las suyas el PRI que ¡lo mejor está por venir!

¿Para dónde hacerse?